En la Higiene está ¡La protección de nuestra salud!

Con frecuencia nos tocamos los ojos, la nariz y la boca como un acto inofensivo cuya acción, realizamos de forma recurrente casi por inercia, sin darnos cuenta del riesgo al que nos exponemos al adquirir algún patógeno que comprometa nuestra vida. 

A través del tiempo la historia nos ha demostrado que, las enfermedades han generado epidemias tanto en animales como en los humanos. 

En 1918 la gripe española acabó en dos años con la vida de 50 a 100 millones de personas, el sarampión mató a más de 200 millones y la peste negra, desarrollada por la bacteria Yersinia pestis en el siglo XIV acabó con aproximadamente 50 millones en Europa, según la OMS.

Es así que podemos evidenciar cómo, los patógenos están evolucionando en su estructura y capacidad de desarrollar enfermedades cada vez más infectocontagiosas,  dando lugar a  virus y bacterias que pueden provocar influenza y diarrea. 

Cabe mencionar que gracias a los avances de la ciencia se puede brindar tratamiento y atención integral a los pacientes, logrando así su pronta recuperación, a corto plazo.

En la actualidad virus como: El ÉBOLA, VIH y Coronavirus han emergido con tanta virulencia creando caos e incertidumbre, llegando a afectar a la población en aspectos como: lo económico, lo social, lo científico y en la sicología de las personas. 

Ante esto nos enfrentamos a la Covid-19 y podemos ver como la indiferencia gubernamental y personal ante la pandemia aumentan exponencialmente el contagio y las muertes. 

Por otra parte, los sistemas de salud de cada país han demostrado que son frágiles ante esta problemática para lograr el objetivo de controlar la cadena de contagio. Además de la falta de insumos y elementos de cuidado y protección de la salud en las UCIS.

Por tal motivo es conveniente realizar ajustes de prevención, protección y cuidado ante un enemigo demasiado pequeño a nuestros ojos pero capaz de crear una patología que compromete la vida como lo es el coronavirus, el cual es el responsable de la COVID-19.

Pero ¿Cómo podemos cuidarnos ante estos agentes patógenos, tan virulentos y peligrosos para nuestra vida?

En la higiene ¡Está la clave! Como lo mencionamos anteriormente es intrínseco manipular nuestro rostro, pero en esta acción podemos llegar a contagiarnos involuntariamente de algún virus o bacteria que se encuentre presente en alguna superficie con la cual tengamos contacto; para ejemplificar Con base en un estudio realizado del Centro Nacional para la Información Biotecnológica de los Estados Unidos, podemos encontrar que, en el volante o timón de los vehículos, se aloja la mayor cantidad de microorganismos y bacterias. Este puede tener, en promedio, 624 bacterias por centímetro cuadrado mientras que un retrete tiene 172. Las cifras también superan las de los botones de un ascensor o la pantalla de un celular ya que sin la suficiente y eficiente higiene facilitamos su ingreso a la sangre o a nuestro tracto respiratorio y  gastro-intestinal, llegando a colonizar tejidos y órganos, hasta desarrollar enfermedades. 

Por lo tanto, es de vital importancia que tomemos las medidas de higiene y protección de las manos, nariz y ropa como un hábito para salvaguardar nuestra vida ya que se convierte un factor de reducción de contagio. 

¿Que debemos hacer?

Utilizar de manera adecuada los guantes, diseñados para la protección de nuestras manos que en cualquier momento pueden tocar ciertas superficies donde el virus puede permanecer, además y no menos importante el lavado de manos con agua y jabón.

Colocarnos debidamente el tapabocas y asegurarnos que sea de buena calidad, con esto nos protegemos del ingreso del virus que se encuentra en el aire por medio de los bioaerosoles (elementos presentes en la tos, estornudo) de personas contagia ni das.

Cuando lleguemos a casa, es necesario cambiarse la ropa en el vestier o en los baños para no contaminar de mugre y agentes biológicos en la cama.

Cuando ingresemos a la vivienda es importante cambiarnos los zapatos , ya que estos elementos de uso personal deben higienizarse con varios líquidos recomendados para prevenir el contagio con bacterias en las superficies del hogar, oficinas, instituciones educativas, fábricas, etc. Siempre es necesario que los zapatos se guarden después de aplicarles un desinfectante, fuera de las habitaciones.

Utilicemos ropa de especial de protección podemos encontrar diseños especiales con material que protege de la contaminación de virus y bacterias. Además no debemos olvidar lavarla con líquidos especiales para su desinfección.

Protejámonos con una Mascarilla estas evitan que los bio-aerosoles de personas contagiadas con el Coronavirus nos contaminen.

Compartir:

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en linkedin
LinkedIn

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Populares

Recibe tips en tu correo

Suscríbete a nuestro boletín

Entérate de nuevos productos, promociones y consejos para mejorar tus hábitos de sueño.

Categories

Conoce más

Post Relacionados

El medio ambiente necesita de ti

El cuidado del medio ambiente depende de todos nosotros y desde el cuidado particular podemos hacer grandes cosas, beneficiando enormemente no solo al planeta sino

Te puede interesar

Productos recomendados

Add to cart